El lenguaje puede cambiar el mundo

¿Puede nuestra forma de hablar cambiar cómo concebimos el mundo? La respuesta es sí. Hace unos días en Muak Studio nos encontrábamos con esta publicación en Redes.

Impresionante, ¿Verdad? El sesgo de género una vez más dándonos en las narices. ¿Por qué un programa como Google Translate tendría estos prejuicios de género? Porque las humanas los tenemos, y seguimos perpetuándolos y ellas, “las máquinas”, aprendiendo de esos errores. La herencia lingüística y la costumbre hacen que no usemos el lenguaje de forma correcta, es decir, que lo hagamos de forma diferente si nos dirigimos a mujeres o a hombres, a negros o a blancos. Pregunté a mi madre hace unos días: ¿A quién le han dado este año el premio? Me respondió:

A los enfermeros.

Esto es 100% inconsciente, pero también es algo importante, analicemos: es un premio, un reconocimiento, ya no son enfermeras, son LOS ENFERMEROS. Igual que la profesora de mi hijo a la que llaman “La señorita” y no la maestra o profesora. ¿Imagináis a alguien llamar a un maestro “El señorito”? Pues eso. (Por cierto, la maestra se llama Laura).

Respecto al lenguaje inclusivo, hay gente algo perdidilla…

Alberto Gómez Font, coordinador de la Fundación del Español Urgente (Fundéu), opina que “algunos usos discriminan a la mujer, incluso inconscientemente, porque en la realidad la mujer está discriminada”. Soledad Puértolas, novelista y miembro de la RAE, considera que el lenguaje refleja el sexismo de la sociedad en la forma de hablar del conjunto de la ciudadanía. Por eso cuando preguntaron a Almudena Grandes que qué opinaba por ser la escritora que más libros había vendido en la última década, dijo:

“No, soy el escritor que más libros ha vendido en la última década”.

Hay un ranking propio para las mujeres, estamos en otra liga y Grandes, lo dejó claro, en este caso no había un autor ni masculino, ni femenino que hubiera vendido más novelas que ella.

Documento oficial ayudas “Cheque Escolar” Comunidad Valenciana ejemplo de lenguaje inclusivo en documentos oficiales que incluye a todo tipo de familias

Hablemos de deporte (femenino) series (para mujeres) y de humor (para tías)

Menú de la sección “Fútbol” del diario Marca.
Artículo de https://www.elconfidencial.com/ 2014.
Noticia de ElDiario.es

El lenguaje relega de categoría a todo lo relacionado con las mujeres y está en nuestra mano, acabar con este tipo de prejuicios. El movimiento #HastaelCopy para generadoras de contenido, promovió durante la primera semana de marzo el lenguaje consciente, tratar en nuestro trabajo (Las personas que hacemos contenidos), en el día a día dejar de promover la desigualdad con los mensajes que lanzamos al mundo desde webs, Redes, mailings, etc. Aquí está el quid de la cuestión, en el día a día. Nosotras en Muak Studio llevamos más de 4 años hablando en femenino, ¿Por qué? Pues, la respuesta es una pregunta ¿Por qué no?

De hecho, si miráis un poco con lupa en Linkedin por ejemplo, encontraréis muchas profesionales de los contenidos que incluyen en su descripción “Inclusive content/Copywriter” y eso es mucho más que un título de trabajo, es una declaración de intenciones.

https://www.linkedin.com/in/aliceorru/
https://www.linkedin.com/in/kamala-avila-salmon/

Pero, ¿cómo podemos evitar caer en los mismos errores una y otra vez?

Vamos a daros una serie de Tips para mejorar nuestro lenguaje y hacerlo más inclusivo, todo parte de ser conscientes, estar atentas a cómo decimos cada cosa. Así comienzan los grandes cambios.

  1. No siempre “Masculino genérico”

Para hablar de “los niños” como colectivo puedes emplear términos como “la infancia” o “la niñez”. “El profesorado” o “el alumnado” también son formas correctas para expresar un conjunto de la plantilla de un centro docente. Cuando necesites hacer referencia a un colectivo, nuestra recomendación es que pienses y averigües si hay algún término que englobe el concepto sin necesidad de utilizar solo la forma masculina.

Otras opciones es desdoblar los términos y usar ambos: Los niños y las niñas. Esto no es siempre posible por la necesidad de sintetizar el lenguaje (sobre todo en Redes o UX Writing). En estos casos prima la síntesis, pero podemos usar a veces “los niños” otras, “las niñas” o alterar el orden: “Las niñas y los niños”.

Tweet con gracia “inclusiva”

¿Qué dice de esto Fundéu?

En Fundéu siempre hemos ofrecido la forma plenamente femenina de aquellos cargos y profesiones que, de acuerdo con la morfología de nuestra lengua, pueden tenerla. Recomendamos, por ejemplo, pilota, obispa o edila. Y lo hacemos siendo conscientes de que tienen una aceptación irregular. Sabemos que a muchas personas «les suenan mal», pero también sabemos que el hecho de que una palabra suene bien o mal no es en sí un criterio lingüístico.
Los hablantes, al final, son quienes siempre deciden. En la Fundéu tratamos de que esa sea una decisión informada entre opciones gramaticalmente válidas, correctas. Nuestra labor es conseguir que la gente sepa que puede decir la juez y también la jueza, después ya es cada hablante quien finalmente emplea una palabra u otra. Las que triunfen, las que mayoritariamente se empleen, serán las que se quedarán y estarán vivas en el caudal léxico de la lengua; las otras caerán por su propio peso en la evolución del español.

Aunque desde el activismo, hasta en la universidad o la política, crecen las voces que apuestan por el uso del morfema -e como forma de visibilizar las políticas de género en el español pese a la oposición de la RAE, de momento no seria una forma “correcta” de escribir un género neutro, sin embargo hay que estar mu atentas a esta tendencia de la lengua porque ha calado en la sociedad.

Conversación de whatsapp con mamá.

2. “Las esposas” (“Con su mirada”)

Fotograma de Handmaid’s tale

Comida de empresa y surgen los estereotipos por todos lados: “los trabajadores y sus mujeres” o “los directivos y sus esposas”. ¡Basta ya! Primero damos por hecho que todos los que tienen un puesto son hombres y por supuesto, heterosexuales. También sucede cuando se habla de “la becaria”, de forma despectiva, siempre dando por hecho que son mujeres. También ellos son señores, y nosotras somos señoritas, da igual la edad que tengas o tu estado civil. Ojo a estos usos.

Un Tweet de todo menos inclusivo

3. El género visible, solo si hace falta.

En el resto de casos, es mejor omitir el artículo, podemos decir: periodista, participante, usuaria. También podemos usar sustantivos colectivos como: La audiencia, la clientela, el alumnado. Estructuras que hablan de comunidad: “el cuerpo del, el equipo de”.

Ejemplos manual lenguaje inclusivo Universidad de Alcalá.

Elegir adjetivos sin marca de género en lugar de sustantivos. Ejemplo: “el desempleo juvenil” (vs. “de los jóvenes”) Usar el infinitivo o el gerundio en lugar de un sintagma con marca de género. (Es necesario tener una cuenta para acceder al portal. (vs. “los estudiantes deben tener una cuenta”).

Otro truco sería sustituir ser por estar. “Estamos comprometidos con este proyecto” por “tenemos un compromiso con este proyecto”.

Recordemos que el lenguaje inclusivo no es solo el referido a los géneros, sino también a otras realidades como: Personas con diversidad funcional, comunicación sin prejuicios étnicos y culturales, así como ya apuntábamos, incluyendo a personas LGTBI+.

4. Evitar la “otredad”, las mujeres “apéndices” o infantilizadas

Está intrínseco a nuestra forma de hablar determinar lo que es la norma, y por lo tanto, determinar todo lo demás como “otredad” o lo que hemos llamado “mujeres apéndices”. Por ejemplo, “Migrantes y familias” en vez de usar “La población migrante”.

También la otredad es: “Dos hombres negros, tres mujeres latinas”. Si estas personas no fueran negras o latinas, ¿Diríamos dos hombres altos, tres mujeres de pelo largo? Repetidas veces vemos el ejemplo en prensa de: “Un trans” para referirnos a una persona transexual. En este caso se trata de una noticia de un asesinato de odio por el mero hecho de ser transexual, destacarlo es importante, aunque lo han hecho de forma no correcta.

“Un transexual” > Una persona transexual> Una persona (sin nombre, por cierto)

Algo muy extendido es parangonar a las mujeres a la infancia: “Fallecen 10 personas, entre ellas 3 mujeres y 2 niños”. ¿Y si comenzamos a pensar y hablar en las mujeres y en las personas migrantes, homosexuales, transexuales, no como algo que tengamos que aclarar (no son hombres) si no como convivientes del mismo nivel en nuestra sociedad?

El Pais, 26 de Marzo 2021

Este ejemplo creo debate en Muak Studio, y es que teníamos opiniones encontradas, denotar que entre las personas migrantes también hay mujeres y niños quizás era positivo, ya que nos invitaba a ampliar nuestra concepción occidental del inmigrante como un hombre, joven, pobre y sin familia.

¿Qué opináis vosotras? Os escuchamos…

5. Destruir estereotipos.

Los bomberos y las limpiadoras.

Los doctores y las enfermeras.

Los profesores y las señoritas.

¿Os suena? Pues dejemos de usarlo. Sería más correcto: Cuerpo de bomberos, personal de limpieza, personal sanitario, el cuerpo de enfermería (En este caso muchos hombres acuñan ser “enfermeras” por su clara connotación femenina y la diferenciación clara entre las tareas ejercidas por mujeres, cuidados, asistencia, y la ejercida por hombres: labores históricamente más técnicas o relacionadas a ejercicios de celaduría. Aquí un gran ejemplo:

¿Y si comenzamos a tratar de forma simétrica a todas las personas de las que hablamos? ¿Es imprescindible decir una cualidad física, sexo o color de piel para que se entienda lo que queremos contar? Si la respuesta es no, no lo uses.

6. Un gran paso para el hombre…

Este es un clásico, el uso de “hombre” por “humanidad” pero tenemos que hacer el esfuerzo de modificarlo. Una palabra tan bonita como HUMANIDAD hay que usarla más ¿No creéis?

La lengua es un elemento cambiante que se adapta a las tendencias de la sociedad. Todas las personas expertas rechazan su estatismo, ya que fluye con los cambios de las tendencias comunicativas. Precisamente por esto, el lenguaje suele reflejar la forma de actuar de su sociedad, y la nuestra, por desgracia, es una sociedad sexista. Aún así, no todo está perdido. Cada uno de nosotros y nosotras, como hablantes, podemos hacer un esfuerzo para cambiar estas tendencias (aquí un manual para comenzar a aplicar lenguaje inclusivo) y adaptarlas a un entorno menos discriminatorio.

En Muak Studio nos esforzamos mucho porque así sea.

Texto: Chabe Rollán

Muak is a Branding, UX/UI and Service Design agency. We love #UX/UI #Design #Branding #ServiceDesign #ProductDesign #DesignThinking

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store